Lunes , Julio 10 2017
Destinodelmes.com / Johannesburgo / Comer en Sudáfrica: Una suculenta experiencia para el paladar

Comer en Sudáfrica: Una suculenta experiencia para el paladar

La cocina africana es colorida, interesante, rica y desconocida para la mayoría de los visitantes. Un plato local bien elaborado puede convertirse en uno de los mejores momentos de tu viaje a Sudáfrica

Los platos tradicionales se preparan normalmente sobre un fuego abierto o en una olla con tres patas (o potjie), de modo que la carne se suele servir estofada o a la parrilla, acompañada habitualmente con un plato de fécula: mieliepap (gachas de maíz), patatas o arroz. La remolacha, las zanahorias, la col y la calabaza son las verduras más comunes en el país.

En su oferta gastronómica, Sudáfrica ofrece desde excelentes vinos y pescados frescos de dos océanos, hasta carnes exóticas (muchos restaurantes incluyen en su carta carnes de jirafa y cocodrilo) y platos típicos de las dos cocinas más fuertes del país: la indígena y la que desciende de inmigrantes.

A continuación, te daremos algunas recomendaciones para comer como un local, en el desayuno, almuerzo y cena, incluidas las meriendas callejeras:

DESAYUNO
Vetkoek: las tortas gordas
Así se traducen las contundentes Vetkoek que los sudafricanos eligen para comenzar el día con el corazón contento. Estos pasteles fritos tienen origen holandés y se pueden rellenar con lo que te imagines: huevos revueltos, jamón, queso, carne picada o molida. También se pueden comer como postre, con algún relleno dulce. A estas se les conoce como Koeksister: llevan manteca, azúcar, huevos y están bañadas en un syrup preparado con ¡12! tazas de azúcar.

Captura de pantalla 2016-08-25 a las 1.20.00 p.m.

Boerewors: choripán sudafricano
Los sudafricanos no suelen estar contando calorías ni preocupándose por el grosor de su cintura. Desde temprano empiezan a comer boerewors, unas salchichas de granja que se suelen vender por metro. Acompañadas con tomates grillados, huevos revueltos y pan tostado, también son parte de los desayunos típicos.

Captura de pantalla 2016-08-25 a las 1.24.38 p.m.

ALMUERZO
Mielie Pap: lo de todos los días
Esta es la base de la pirámide alimenticia de cualquier hogar negro sudafricano (los hablantes de la lengua Bantu). Se asemeja a una papilla espesa de maíz, que se potencia con un trozo de carne guisada muy especiada. La preparación tradicional indica que la mezcla debe dejarse fermentar por unos días, lo que le da un sabor ácido. Definitivamente, para estómagos aventureros.

Captura de pantalla 2016-08-25 a las 1.48.50 p.m.

Bobotie: pastel de carne
Un plato de origen malayo/indochino que se convirtió en el plato nacional sudafricano y se expandió por el resto del continente y el mundo. Tanto, que incluso llegó a Argentina, de la mano de los colonos boer que se afincaron a principios del siglo XX en Chubut. ¿Cómo se prepara? Mezclando carne picada de vaca o cordero con huevos, pasas de uva, coco rallado y curry.  El resultado es un pastel dulce y aromático, cuyas mejores versiones se pueden probar en los bistrós de Franschhoek, la capital gourmet del país, a pocos kilómetros de Ciudad del Cabo.

Captura de pantalla 2016-08-25 a las 1.52.09 p.m.

Potjiekos: un puchero ‘todoterreno’
Nació de la mano de los pioneros que acarreaban una olla de hierro donde iban cocinando todo lo que cazaban. En la actualidad, se sigue preparando al aire libre y demanda entre tres y seis horas de cocción, durante los cuales la gente se reúne alrededor del fuego para charlar.  Puede incluir desde cordero, cerdo y venado hasta vegetales varios y papas, aunque cada cocinero se jacta de tener algún ingrediente secreto. probarlo.

Captura de pantalla 2016-08-25 a las 1.54.05 p.m.

PARA COMER AL PASO
Bunny chow: pan relleno de curry
Una opción calórica y económica son los bunny chow, una rodaja de pan agujereado que se rellena con curry de pollo, cordero, oveja o frijoles. Se puede compartir  y es muy barato: entre 1 y 5 dólares, según el relleno. Para un día de agitado paseo turístico, esto será una excelente manera de resolver un almuerzo o cena, por ejemplo.

Captura de pantalla 2016-08-25 a las 2.02.58 p.m.
CENA
Braai: parrilla

En Sudáfrica, la parrillada (braai) es un pasatiempo nacional.  Una regla implícita indica: nunca interfieras entre un nativo y su braai: cada cual tiene su librito y no acepta consejos. No se estila comerlas en restaurantes, sino los fines de semana en las casas o al aire libre (en general la playa) y cada invitado debe llevar la porción de carne que consumirá. También puede incluir pollo marinado, patas de cordero, kebabs y costillas de cerdo.
Captura de pantalla 2016-08-25 a las 2.05.21 p.m.
Piezas de caza: de la sabana a la mesa
En el país de los safaris, la carne de caza es reina. No es cena para todos los días, pero para alguna celebración especial bien valdrían una oportunidad. En algunos restaurantes especializados como el Carnivore, en  Johannesburgo, se puede probar cocodrilo, jirafa, cebra y avestruz. Las piezas se asan en 52 lanzas de hierro dentro de una gran pira circular. Es un espectáculo deslumbrante. Costo promedio por persona: 14 dólares.

Captura de pantalla 2016-08-25 a las 2.09.07 p.m.
Fuente: Planet Joy

Comer en Sudáfrica: Una suculenta experiencia para el paladar
Vota por tu Destino del Mes!
Busquedas:
  • cena con fuego en sudafrica

También puedes ver

Las dos mejores zonas para buscar alojamiento en Johannesburgo

Una de las primeras inquietudes que surgen a la hora de viajar es dónde dormir. …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *