Martes , Julio 11 2017
Destinodelmes.com / Johannesburgo / El Museo del Apartheid: Un lugar clave para conocer y entender la historia de Sudáfrica

El Museo del Apartheid: Un lugar clave para conocer y entender la historia de Sudáfrica

Muchos lugares de Sudáfrica cuentan su historia cultural, política y social, pero el que más la plasma es uno de los escenarios más visitados por los turistas: el Museo del Apartheid.

Si están planeando un viaje a Sudáfrica, probablemente sabes qué es -o fue- el apartheid: el sistema de segregación racial en Sudáfrica y Namibia, entonces parte de Sudáfrica. Fue llamado así porque significa ‘separación’ en afrikáans. Un proceso terrible para el país, que todos los turistas conocen de cerca con la visita al museo.

¿Qué encontrarás?: “Sólo europeos”, “sólo blancos”. Baños para blancos y para no blancos, siete altas pantallas de 12 metros de altura como símbolo de los siete pilares de la Constitución y 121 horcas que representan a los prisioneros políticos ejecutados por el sistema de la segregación racial.

Captura de pantalla 2016-08-08 a las 6.52.13 p.m.
Clarín

Cerca de unas 400 personas lo visitan a diario, por un costo de 10 dólares, que facilita la entrada a un espacio que ilustra y denuncia, la política del apartheid impuesta en 1948 por el Partido Nacional de los “afrikaners” (descendientes de holandeses y hugonotes franceses).

Una de sus primeras leyes fue la creación de sitios destinados para los sudafricanos negros a las afueras de las grandes metrópolis, como fue el caso de Soweto (acrónimo de SOuth WEstern TOwnship), donde predominaba la pobreza, el hacinamiento y la opresión y donde las manifestaciones y la represión policial se hicieron habituales en la década de los 70.

El 16 de junio de 1976, unos 15.000 alumnos de secundaria protagonizaron una manifestación de protesta por la imposición del “afrikaans” como lenguaje oficial de la enseñanza. La policía abrió fuego y cientos de niños murieron.

Este régimen terminó el 2 de febrero de 1990 cuando el entonces presidente Frererick de Klerk anunció la legalización del Congreso Nacional Africano, paso al que siguió la liberación de Nelson Mandela, después de 27 años en prisión.

Todo este pasado de opresión está relatado en el museo por medio de fotos, vídeos, esculturas y testimonios escritos, además de recintos con una serie de celdas alambradas y documentos sobre las distintas clasificaciones raciales decretadas por el régimen segregacionista.

También narra la vida e ideales de Mandela y los acontecimientos que han marcado su vida, entre ellos su estancia en la prisión de Robben Island, isla del extremo meridional de Sudáfrica, frente a Ciudad del Cabo, donde pasó 18 de los 27 años que duró su cautiverio identificado con el número 46664.

Captura de pantalla 2016-08-08 a las 6.57.04 p.m.
www.apartheidmuseum.org

La historia será la guía lapidaria que mostrará el comienzo tibio de la segregación impuesta por los europeos de Sudáfrica -ingleses y holandeses- hasta llegar al llamado Gran Apartheid que a través de una serie de leyes oficializó la separación y le negó a la población negra los derechos humanos más básicos.

En el Museo, una habitación completa recuerda aquellas normas. Son 150. Una sobre otra, numeradas sobre una pared, ponen en evidencia a la brutalidad a la que fueron sometidos todos los que no eran europeos blancos, como la ley de Prohibición de Matrimonios Mixtos No 55 de 1949 que impedía los casamientos de blancos con no blancos o la ley de Inmoralidad No 21 de 1950 que llegó a prohibir y tipificó a la “fornicación ilegal” entre una persona blanca y una persona africana, india o de color.

Captura de pantalla 2016-08-08 a las 6.56.14 p.m.
Clarín

Las ejecuciones de 130 activistas están representadas con una serie de horcas que cuelgan del techo y dibujan sombras en el suelo, ayudadas por una exacta iluminación.

Celdas mínimas como en las que alguna vez estuvo Nelson Mandela, de sólo 9 pisadas por cinco y apenas un tragaluz en el techo; las decenas de armas decomisadas a quienes emprendieron la lucha armada, el Casspir, un tipo de carros blindado utilizado por las Fuerzas de Seguridad para reprimir las protestas, son algunas de las muestras del horror.

También hay lugar para la transición hasta la democracia. La primera votación multipartidaria en abril de 1994 con fotos del emblemático obispo Desmond Tutu sonriendo hasta dolerle labios y dientes.

Tragedia y heroísmo, tiranía y libertad, caos y paz. Pasado y futuro. Un viaje que solo puede terminar de una manera, con aquellos mismos carteles que pedían a la entrada: Igualdad, Responsabilidad, Democracia, Diversidad, Respeto, pero sobre todo Reconciliación.

Captura de pantalla 2016-08-08 a las 6.55.20 p.m.
Wikipedia

Con información de: EFE y Clarín

El Museo del Apartheid: Un lugar clave para conocer y entender la historia de Sudáfrica
Vota por tu Destino del Mes!

También puedes ver

¿Por qué Nelson Mandela ha sido el hombre más importante en la historia de Sudáfrica?

Este 18 de julio se conmemora el Día Internacional de Nelson Mandela, quien nació hace …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *